¿Cómo mejorar la felicidad de los niños?...

 

Pensar en la sonrisa que expresa la cara de su hijo cuando está disfrutando de un helado o algo que le encanta es sin duda, una de las mejores experiencias de todo padre.  Esos son los momentos y sentimientos que todos quieren recordar. 

 

Pero una vez que se acaba el último trozo de helado, ¡qué sigue a ese sentimiento de felicidad? ¿Se acaba o desaparece?... ¿O es algo más profundo dentro de la mente del niño?... ¿Se puede aprender la felicidad?... ¿O debemos "nacer" felices?... ¿Qué es la felicidad de todos modos?....

 

El estudio de la felicidad es un campo cada vez mayor y está cargado de preguntas e interrogantes, especialmente para los padres de niños pequeños. Todos queremos que nuestros hijos crezcan para ser adultos felices - Eso está claro. Lo que a menudo no está claro, sin embargo, es cómo dar a nuestros hijos el don de la felicidad duradera.

 

Según expertos de Scholastic, para criar a un niño y  mantener la alegría toda su vida se recomienda tomar un enfoque diferente - Depende del desarrollo de ciertas cualidades internas, incluyendo el optimismo, la confianza, el respeto, la alegría, la autoestima y un sentido de entusiasmo lúdico. En pocas palabras, la felicidad se basa en la autosuficiencia y el amor propio.

 

 

¿Qué es la felicidad?

 

Vamos a dar un paso atrás por un momento y definir la felicidad. Tomaremos los dos conceptos favoritos. La primera es simplemente que cuando una persona es feliz tiene un sentimiento general de que la vida va bien. Es  optimista y positivo, y se siente como si estuviera conectado a los que le rodean. Eso no quiere decir que no experimente tristeza, a veces - todos tendemos pérdidas, sufrimos algún dolor y reveses inesperados. Pero, en general, la vida se ve bien. La segunda definición es simple pero profunda: La felicidad es la capacidad de disfrutar de lo que tienes, en lugar de siempre querer lo que no se tiene.

 

Así ¿nacemos felices?... ¿O debemos "aceptar" que lo somos?... Resulta que es un poco de ambas cosas. Los niños comienzan su vida con un tremendo potencial para ser felices durante toda su vida. Incluso los niños con una predisposición genética hacia rasgos como  la ansiedad  o la depresión tienen la capacidad de llevar una vida muy feliz, aunque esto puede llevar un mayor esfuerzo para que alcancen su máximo potencial para la felicidad.

 

La felicidad, a diferencia de color de los ojos, no es un rasgo que esté garantizado para ser perpetuo. Lo que ocurre es que la infancia puede crear un impacto en la felicidad a largo plazo, pero eso no quiere decir que si su infancia fue miserable, entonces no  tiene ninguna posibilidad de llegar a ser una persona feliz de adulto. Hay muchos adultos felices cuyos años más jóvenes eran menos que ideales. Pero como padre, quiero decir que usted puede y debe - jugar un papel en ayudar a su hijo a crear los hábitos que conducen a una vida alegre.

 

Cinco pasos para lograr la alegría permanente 


Afortunadamente, es más fácil de lo que parece empezar a introducir las cualidades internas que conducen a una vida de felicidad. Con paciencia y una mente abierta, los siguientes cinco pasos le pueden ayudar a preparar el terreno para su hijo:

 

  1. Conectar con los demás.  Más que cualquier otro factor que podamos controlar, la conexión es la clave para una infancia feliz, y también para la felicidad en la edad adulta. La conexión, en forma de amor incondicional de un adulto, ayuda a fomentar la confianza en sí mismo. Trate de crear un ambiente en el que su hijo se sienta cuidado, se sienta aceptado y tratado de manera justa. Sin ese sentimiento, los niños se apartan de las cosas y de las experiencias nuevas.

  2. Fomentar una  actitud positiva.  Esta es una de las defensas más fiables contra la depresión y la desesperación a cualquier edad. Los niños observan y aprenden cómo hacer frente a la decepción, ya sea en su carrera o en un evento deportivo o incluso sólo en los atascos de tráfico. Puede fomentar la competencia, asegurándose de que su hijo experimenta la victoria y la derrota, y ayudarlo a lidiar con cada uno de esos sentimientos. Puede usar el humor para lidiar con el dolor, o fragmentos de la filosofía, o simplemente dejar que sus hijos vean que usted nunca se da por vencido.

  3. Fomente el juego.  El juego no estructurado pone a punto la imaginación de los niños, enseña habilidades críticas de resolución de problemas, y los capacita para tolerar la frustración. También ayuda a los niños a aprender que hacer las cosas una y otra vez conduce a una mejora. De hecho,  el juego  es el "trabajo" más importante que su hijo puede hacer. La práctica, como parte de la actividad estructurada, capacita a los niños a recibir ayuda y obtener el máximo de otros adultos, como los buenos maestros y entrenadores.

  4. Crear oportunidades para la maestría.  Con  el dominio viene la confianza, habilidades de liderazgo, iniciativa, y un deseo permanente para el trabajo duro. Uno de los grandes objetivos de los padres, maestros y entrenadores debe ser encontrar áreas en las que un niño puede experimentar el dominio y hacer posible que el niño se sienta poderoso y capaz. Una vez que ese sentimiento se hace presente, los niños quieren ir a repetir la experiencia una vez más, lo que les hace crecer en autoestima y en búsqueda de una mejora en todo lo que hagan.

  5. Proporcionar reconocimiento.  La sensación de ser valorado por los demás (amigos, familia, comunidad) es clave. Puede ejercer una tremenda influencia positiva a través del reconocimiento que usted ofrece a sus niños por cada acción positiva que desarrollan. El reconocimiento a su vez refuerza la sensación de conexión que todos los niños necesitan.


Es importante decir algo más acerca de la maestría y el tema de la autoestima. Algunos padres piensan que la manera de aumentar la autoestima de un niño es a través de los elogios. Sin embargo, la autoestima verdadera se basa en el dominio. Por lo tanto, si usted quiere que su hijo tenga una alta autoestima, debe ir mucho más allá de ofrecer alabanzas, es necesario asegurarse de que tenga muchas oportunidades para experimentar lo que puede hacer, lo que sabe hacer y lo que hace muy bien. 

 

También asegurarse de que su niño se siente conectado a otros y valorado por lo que en realidad es, más que sólo por sus logros. Los niños que se centran sólo en el dominio, en lugar de dominio y conexión, se convierten en "adictos al logro", siempre con el objetivo lo próximo y nunca contentos con lo que tienen.

 

Algo más: Puede ser tentador saltarse el tiempo de juego, ya que parece trivial. No lo haga. El juego es el tiempo que los niños aprovechan plenamente para desarrollar su intelecto,  por lo tanto, si su hijo está interesado en desarmar una figura de acción una y otra vez, lo debes dejar. 

 

Si a su hijo en edad escolar le gustan las carreras de bicicletas, hay que dejarlo trabajar con sus amigos para averiguar cómo hacer que la bici vaya más rápido y dedicarse a su pasión. Las habilidades que va a construir con el ajuste de sus radios, la instalación de nuevos frenos, o buscar en Internet consejos para tener mejores resultados en la competencia son mucho mayores que simplemente aprender algo acerca de las bicicletas.

 

Una buena regla general es que sea sencillo disfrutar de sus hijos. No se puede comprar la felicidad - se aprende y se gana. Pero una vez que han desarrollado una actitud de poder sólida, podrán conseguir una vida feliz, incluso en la adultez, pudiendo pasarla también a su descendencia.

Comparte en Facebook
Comparte en Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Resolución de Problemas: Multiplicación y División con decimales.

October 3, 2017

1/7
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
LOGO METODO BLANCO.png
LOGO NEWTON BLANCO PNG.png

 "Método Singapur ®" y "Matemáticas Método Singapur ®" son marcas propiedad de Matbrains @2016 by MATBRAINS. 

-

-